EL TRIUNFO DEL BARROCO EN LA ESCUELA ANDALUZA E HISPANOAMERICANA

EL TRIUNFO DEL BARROCO EN LA ESCUELA ANDALUZA E HISPANOAMERICANA

Editorial:
UNIVERSIDAD DE GRANADA
Año de edición:
Número edición:
Materia
Arte - arquitectura
ISBN:
978-84-338-6227-3
Páginas:
576
Encuadernación:
Rústica
50,00 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana

Esta monografía recoge los resultados de un Proyecto de Investigación
del Ministerio español de Economía y Competitividad (HAR2013-43976- P), en
el que profesores de las universidades de Granada, Sevilla y otras de Ciudad
de México, con el concurso de otros destacados especialistas, han abordado el
estudio de las relaciones y alternativas plásticas que ofrece la escultura barroca
en sus principales centros de Andalucía e Hispanoamérica. En esta ocasión el
volumen se dedica por entero a la producción de la segunda mitad del siglo
XVII, dando continuidad a una línea editorial iniciada por este equipo de
investigación con las monografías La escultura del primer Naturalismo en
Andalucía e Hispanoamérica (1580-1625) (Madrid, 2010) y La consolidación del
barroco en la escultura andaluza e hispanoamericana (Granada, 2013).
El primer bloque ofrece una completa revisión de la escultura andaluza
del periodo a través de los principales escultores activos en Granada y Sevilla,
los dos grandes centros que polarizan la producción a oriente y occidente. En
el caso granadino, la llegada del polifacético Alonso Cano en 1652 supuso una
verdadera revolución estética y el inicio de una edad de oro para la escultura,
de la que dan testimonio sus propias obras y las de sus más conspicuos
seguidores, encabezados por Pedro de Mena y la familia de los Mora. Parejo
interés ofrece la escultura hispalense del momento, encarrilada hacia el
lenguaje del pleno barroco con las formas introducidas en la ciudad por el
flamenco José de Arce, que van a encontrar un brillante desarrollo en la
producción de otras figuras señeras como Pedro Roldán, su hija Luisa Ignacia
o Francisco Antonio Gijón. Esta panorámica se completa con los artífices que
desarrollan su actividad en otros núcleos periféricos de creciente significación
como Málaga o Cádiz.
La segunda parte del libro se ocupa de la escultura barroca en los dos
grandes virreinatos que conformaron los territorios hispánicos transatlánticos
hasta el siglo XIX: Nueva España y Perú. En Colombia, la escultura, e incluso
la retablística, tiene como gran protagonista a Pedro de Lugo Albarracín,
mientras que en Ecuador triunfa el arte del relieve vinculado a las grandes
sillerías conventuales. A Juan de Aguirre y Asensio de Salas le debemos los
más grandiosos retablos y sus iconografías en Perú. En el caso de Ciudad de
México una de las aportaciones se dedica a varios retablos catedralicios y sus
comitentes, mientras la otra analiza lo que acontece con los escultores activos
en los actuales estados de México y Puebla. Estos campos de la creación ?la
escultura y el retablo? también tuvieron un amplio y original desarrollo en la
Antigua Capitanía General de Guatemala. Como colofón, aunque excede el
marco temporal fijado, se incluye un novedoso estudio del escultor Pedro
Laboria, cuya singular trayectoria entre Cádiz y Bogotá hace de él un buen
nexo entre el mundo andaluz e hispanoamericano.